¿Que sucede cuando te quitan un Yeso Acuático (Waterproof)?


Si te van a quitar el yeso dentro de poco, probablemente estás impaciente por retomar tus actividades habituales. Pero no es tan sencillo como decir «¡adiós, yeso; bienvenido mundo!». Tardarás un tiempo en recuperar plenamente la normalidad. Mientras tanto, necesitarás dedicar al miembro afectado un poco más de atención y evitar algunas actividades físicas.

He aquí lo que puedes esperar en los próximos días y semanas a partir del momento en que te extraigan el yeso para que tu extremidad pueda concluir de forma satisfactoria el proceso de curación.

 

¿Qué aspecto tendrá mi extremidad?

 

No te asustes, pero es bastante probable que tu extremidad tenga un aspecto un poco extraño:

  • La piel puede ser mas pálida.
  • Podemos observar aumento del vello corporal.
  • La extremidad puede parecer mas flaca o pequeña debido a la atrofia muscular que se produce con la inmovilización.
  • Si el yeso inmovilizaba una articulación, seguramente al principio se la note mas rígida.
  • A diferencia de un yeso convencional, con los yesos Acuáticos (Waterproof) si ha disfrutado de una higiene diaria en todo tu cuerpo y ha seguido las recomendaciones básicas para el cuidado del yeso, cuando se retire verá que apenas se ve piel muerta, por lo que el mal olor y la maceración apenas se notará.

 

 

¿Qué debería hacer al llegar a casa?

 

Es posible que tengas la tentación de frotarte o restregarte la piel de la extremidad en cuanto llegues a casa. No te dejes llevar por esa tentación. Tu piel va a ser muy sensible durante los próximos días y deberás tratarla con delicadeza. En vez de frotar, restregar o rascarte la piel, lávala con delicadeza utilizando jabón suave y un paño suave o una gasa.

Tras la desaparición de la inmovilización que proporciona el yeso Acuático (Waterproof), como sucede con cualquier otro tipo de yesos, la gente puede notar rigidez, dolor e hinchazón en la extremidad previamente enyesada. Asegúrate de proporcionar el apoyo necesario a tu extremidad mientras se sigue curando y ve utilizándola de forma gradual. Empieza con movimientos pequeños, breves y fáciles y avanza progresivamente hasta acabar utilizando la extremidad al completo.

Mantén suave tu piel y contribuye a acelerar su proceso de curación aplicándole una loción hidratante tras limpiar el área previamente cubierta por el yeso. Esto también ayudará a que te deje de picar. Elige una loción no perfumada, ya que el perfume puede irritar una piel delicada y sensible por haber estado cubierta por el yeso.

Si te acaban de quitar el yeso de una pierna, evita afeitarte el pelo que la cubre durante aproximadamente tres días para que la piel tenga tiempo para recuperarse.

 

¿Que debería hacer durante las próximas semanas?

 

Deberás empezar a alternar los ejercicios de movimientos suaves de la extremidad afectada y los períodos de descanso desde ahora. De todos modos, asegúrate de no sobrecargar tu extremidad. Recuerda que tus músculos tendrán un tamaño menor y serán menos eficaces que antes de llevar el yeso durante por lo menos un par de semanas.

Pegunta a tu médico cuándo podrás empezar a practicar tus actividades habituales. Tu médico tomará esta decisión basándose en una exploración de seguimiento y una radiografía. Los médicos deben asegurarse de que los huesos están completamente curados antes de dar el visto bueno a sus pacientes para que empiecen a practicar actividades más intensas.

Cada caso es distinto, pero existe una regla general según la cual se deben evitar las actividades físicas intensas durante el tiempo que la extremidad ha permanecido dentro del yeso. Podrás retomar la mayoría de tus actividades ligeras de antes, pero el deporte tendrá que esperar un poco más de tiempo.

La gente suele retomar los deportes que no implican contacto al cabo de cuatro a seis semanas, pero, para volver a practicar un deporte de contacto, se requiere un período de tiempo de ocho a 12 semanas ó más. Todo depende de cuándo decida el médico que tus huesos están completamente curados y poseen la fuerza y la gama de movimientos necesarios para resistir las exigencias del deporte que quieres practicar.

El médico puede recomendarte los siguientes tratamientos para ayudarte a recuperar la gama completa de movimientos de la extremidad:

  • La terapia ocupacional se suele centrar en actividades necesarias para la vida cotidiana e implica ayudar a la gente a realizar tareas como bañarse, vestirse y comer.

 

  • La fisioterapia se suele centrar en ayudar a la gente a recuperar el movimiento y a hacer cosas como andar y subir escaleras.

 

El tratamiento también puede incluir masajes y un régimen de aplicación de frío y calor, que ayudan reducir la hinchazón y a favorecer la circulación, lo que contribuye al proceso curativo.

 

Estas recomendaciones son orientativas, no suplen en ningún momento las recomendaciones dadas por su Médico responsable, ante cualquier duda acuda a su médico.

También le puede interesar...

Posts populares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0